Komische Oper 
Händel  PORO
Dominick Köninger, Ruzan Mantashyan, Eric Jurenas, Phipipp Meierhöfer, João Fernandes. Dirección: Jörg Halubek. Dirección de escena: Harry Kupfer.16 de marzo de 2019.
 
El regista Harry Kupfer regresó triunfante al coliseo alemán con un montaje vistoso e inteligente en el que destacaron las voces de Eric Jurenas y Ruzan Mantashyan // KomischeOper / Monika RITTERHAUS
 
El veterano regista alemán Harry Kupfer regresó tras 15 años a la Komische Oper, un coliseo referente en su larga carrera. Lo hizo con una rareza, la única obra de Händel que le faltaba por llevar a escena: Poro, re dell’Indie, ópera de cámara en tres actos sobre la expansión de la gran Macedonia que Kupfer traslada a la colonización de India del Reino Unido. La producción es, en sí misma, un alegato contra la dominación de los pueblos y Kupfer hila tan fino y con tanto sentido del humor que al final de la representación lo que cae no es el telón sino un dosel con una inmensa bandera británica. Europa y el Brexit. El público rompió en una carcajada y se puso en pie para homenajear al anciano director de escena, una leyenda doblegada ya físicamente por el tiempo. Kupfer, de 83 años, contó con Hans Schavernoch para la escenografía y Yan Tax para el vestuario, una cooperación artística que se tradujo en un colorido desfile de saris bordados en un remanso de agua y coníferas. Una cura de Ayurveda para la vista con la bendición de Shiva, convertida en la diosa de Händel.
En el plano musical, destacó el contratenor Eric Jurenas en el papel Alejandro; el canto del estadounidense, en alemán, fue excepcionalmente claro y elegante, y su actuación en escena resultó singular.
El papel del celoso rey Poro, originalmente pensado para un castrato, fue interpretado por el barítono alemán Dominik Kïninger, a quien le faltó potencia vocal, pero su timbre resultó hermoso y su técnica muy sólida. La soprano armenia, Ruzan Mantashyan fue una gran princesa Cleofide, de voz bella y delicada. Mantashyan es un nombre a tener en cuenta, una joven promesa. Idunnu Münch como Erissena, Philippe Meihöfer en el papel de Gandarte y João Fernandes como Timagene, miembros de la ensamble de la Komische Oper, completaron el reparto en la noche del estreno de Poro, una pieza que hilvana arias, duetos y recitativos con los acordes de la guitarra barroca y la tiorba.
Sueño cumplido para Kupfer y tres horas de crítica a la Europa moderna contraponiendo lo público y lo privado, responsabilidad política y diplomacia, fantasía y realidad. Amor, celos, lealtad, clemencia y poder.  * Coco RODEMANN