The Metropolitan Opera 
Verdi  FALSTAFF
Ambrogio Maestri, Ailyn Pérez, Juan Jesús Rodriguez, Marie-Nicole Lemieux, Golda Schultz, Francesco Demuro, Jennifer Johnson Cano, Tony Stevenson, Keith Jameson, Richard Bernstein. Dirección: Richard Farnes. Dirección de escena: Robert Carsen. 16 de marzo de 2019.
 
La pulida producción de Robert Carsen, que reubica la acción de la ópera en tiempos de posguerra, regresó al Met con un Falstaff de lujo, el insuperable Ambrogio Maestri, contando con el español Juan Jesús Rodríguez como un imponente Ford // The Metropolitan Opera / Karen ALMOND 

Esta pulida, eficaz y extremadamente divertida producción de Robert Carsen (2013) del Falstaff verdiano que ubica la acción en la época de la posguerra obtuvo en su primera reposición uno de los éxitos mas grandes de las últimas temporadas. Un triunfo gracias también a un reparto que en la mayoría de los casos fue insuperable. Ambrogio Maestri regresó para repetir su genial encarnación de Falstaff quien, con una agilidad propia del ballet, un control vocal de excelencia y una innata italianità se consagró una vez más como el máximo exponente del rol de su generación. Ailyn Perez abordó por primera vez el rol de Alice en su tesitura de grandes posibilidades verdianas y una tremenda vis cómica. Marie-Nicole Lemieux supo acaparar la atención del público en cada una de sus apariciones como Quickly, exprimiendo sus líneas con extraordinarias dotes histriónicas instigando carcajadas y espontáneos aplausos. Jennifer Johnson Cano realizó una de sus mejores actuaciones como Meg Page luciendo una atractiva voz de mezzo. El cuarteto femenino tuvo como broche do oro a Golda Schultz; la soprano lírica, con un filo di voce hipnótico, interpretó a una fresca y juvenil Nennetta. El barítono español Juan Jesús Rodríguez regresó en su tercer rol con la compañía neoyorquina como Ford, llenando la gran sala con un oscuro e imponente timbre, sabiendo equilibrar perfectamente las escenas con Falstaff tanto en los momentos cómicos como los dramáticos. Francesco Demuro fue el único eslabón que no estuvo a la altura con un alicaído Fenton, pero Keith Jameson y Richard Bernstein estuvieron espléndidamente cómicos como los ineptos secuaces Bardolfo y Pistola, mientras Tony Stevenson dibujaba un Dr Caius ideal.
La dirección musical del aquí debutante Richard Farnes fue eficaz pero superficial, manteniendo una buena coordinación con el escenario. La producción en sí resulto poseer un aura muy especial, de pulcras líneas y sencillos pero potentes elementos visuales manteniendo asimismo una íntima grandiosidad complementado por los atractivos e inventivos vestuarios de Brigitte Reiffenstuel que acompañaron esta nueva ambientación de la obra sin perder la esencia de la trama ni de su mensaje universal. El público premió la función con largas y entusiastas ovaciones.  * Eduardo BRANDENBURGER